Iglesia Bautista  Lugares Celestiales
InicioQuienes somosverConécteseServiciosEducaciónOfrendar 

 Una Gran Familia 
   
       (772) 781-7377  
3337 SE Salerno Rd.
      Stuart, FL 34997           
 Lema: 
“Fortaleciéndonos y alzando familias para Cristo”
Versículo:
“Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.”              (Gálatas 6:10)
Visión:
 Fortalecer la familia de la fe, enfocándonos en la oración, comunión y discipulado de la iglesia; extendiéndonos para alcanzar a nuevas familias. 

Nuestro pastor Omar Soler nació el 21 de julio de 1969 en Placetas, Cuba. Conoció al Señor Jesucristo en octubre del 1992 en la iglesia evangélica “Los Pinos nuevos de Placetas” y con solo 6 meses de convertido sintió el llamado del Señor para el pastorado. Se caso con su esposa Odalys Gómez el 4 de septiembre 1993 con la fuerte convicción que juntos dedicarían sus vidas al servicio del Señor. Sus dos hijos Omar Abran y Joel Enoc Soler son un precioso regalo de Dios para sus vidas. El Pastor comenzó sus estudios pastorales en el Seminario Evangélico de Cuba “Los Pinos Nuevos” en enero del 1993 y en poco tiempo inicio sus trabajos pastorales en una nueva misión en “Cumbres” Placetas. En julio del 1995 fue trasladado a la iglesia “Los Pinos Nuevos en Zuluetas”, donde pastoreo por casi 11 años y tuvo la oportunidad de construir un bello edifico para el templo y la casa pastoral. Desde 2003 comenzó a trabajar como coordinador y maestro del seminario para pastores y líderes CPI (Capacitando Pastores Internacionalmente), trabajo que aún continúa haciendo. Ha cursado varios estudios teológicos entre ellos la “Licenciatura en Teología” otorgada por el seminario FLET en marzo del 2005. En 2006 se traslada para los EE. UU. y comenzó a pastorear nuestra iglesia en abril 2008. Su pastorado se caracteriza por ser muy cuidadoso en predicar el evangelio y la sana doctrina; donde es usado poderosamente por nuestro Señor Jesucristo. El amor, la gracia y la transparencia es lo que lo caracteriza y su fuerte deseo que todos los miembros de su congregación ejerzan el don y llamado que Dios les dado; ha permitido que bajo su liderazgo hayan salido muchos actuales pastores y fuertes líderes que sirven al Señor diferentes lugares del mundo.
Pastor Omar Soler 
Historia de la Iglesia “Lugares Celestiales” 
Nuestra iglesia comenzó como misión en el 1998. Nos reuníamos en los locales de la “Firt Baptist Church of Stuart”. Nos constituimos como Iglesia en el 2001. Del 1998 al 2003 fue pastoreada por Joseph chispzuk; luego se mantuvo atendida durante 8 meses por la junta directiva de la iglesia. El Pastor Miguel Ángel Torres la pastoreo desde del marzo 2004 a febrero del 2008. Nuestro actual pastor Omar Soler comenzó a ministrar en nuestra iglesia en marzos del 2008. En noviembre del 2008 el Señor nos mostró que debíamos movernos de lugar y nos comenzamos a reunir en los locales de “The Cross Church” in Palm City. Siempre habíamos deseado tener un templo que nos permitiera desarrollarnos más como iglesia hispana; pero fue hasta principios del 2010 que sentimos esa urgente necesidad. Nos dedicamos a orar insistentemente al Señor y comenzamos a crear un fondo pro-templo. La visión de un templo lleno los corazones de todos los hermanos; no sabíamos cómo, pero confiábamos en que Dios proveería. Para la gloria de Dios; el 22 de septiembre del 2011, Dios puso en el corazón de la iglesia “Tropical Farm Baptist Church” entregarnos las llaves del edificio que actualmente ocupamos. Nuestra iglesia está muy agradecidas al señor y a estos hermanos. ¡Gloria a Dios! La membresía de nuestra iglesia está compuesta por 10 países diferentes; pero eso no impedido que vivamos como lo que somos “Una gran familia en Cristo”. Hemos permanecido creciendo cualitativa y cuantitativamente. Como iglesia perseveraremos en el estudio de la palabra, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en oración. Y que Dios haga entre nosotros la obra que nos tiene preparada. Amen.
Lo que creemos: 

I. LAS ESCRITURAS 

La Santa Biblia fue escrita por hombres divinamente inspirados y es el registro de la revelación que Dios hace de sí mismo al hombre. Es un perfecto tesoro de instrucción divina. Su autor es Dios y su fin es la salvación y su tema es la verdad sin ninguna mezcla de error. 
II. DIOS 

Hay un solo Dios verdadero y viviente. Es un Ser inteligente, espiritual y personal; el Creador, Redentor, Conservador y Gobernante del universo. Dios es infinito en santidad y en todas las otras perfecciones. A Él le debemos el amor más elevado, reverencia y obediencia. 

A. Dios el Padre 

Dios como Padre reina con cuidado providencial en su universo, en sus criaturas, y en la corriente de los ríos de la historia humana según los propósitos de Su gracia. El es todo poderoso, todo amor y todo sabio. Dios es verdaderamente Padre de todos aquellos que llegan a ser sus hijos por medio de la fe en Cristo Jesús. El es paternal en su actitud para con todos los hombres. 

B. Dios el Hijo 

Cristo es el Hijo eterno de Dios. En Su encarnación como Jesucristo fue concebido del Espíritu Santo y nacido de la Virgen María. Jesús reveló y cumplió plenamente la voluntad de Dios, tomando sobre Sí mismo las necesidades y las demandas de la naturaleza humana e identificándose completamente con la humanidad y sin embargo, no tiene pecado. El honró la ley divina con Su obediencia personal y en Su muerte en la cruz proveyó la redención de hombre: éste así quedó redimido del pecado. Fue levantado de entre los muertos con un cuerpo glorificado y apareció a Sus discípulos como la persona que estaba con ellos antes que fuera crucificado. Ascendió a los cielos y ahora está exaltado a la diestra de Dios Padre, donde El es el único Mediador, y tiene la naturaleza de Dios y del hombre. El volverá con poder y gloria para juzgar al mundo y para consumar Su misión redentora. El ahora mora en todos los creyentes como el Señor viviente y omnipresente. 

C. Dios el Espíritu Santo 

El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios. El inspiró a unos santos hombres de la antigüedad para que escribieran las Escrituras. Mediante la iluminación El capacita a los hombres para que en-tiendan la verdad; exalta a Cristo; convence de pecado, de justicia y de juicio; llama a los hombres para que acudan al Salvador y efectúa la regeneración; cultiva el carácter cristiano, conforta a los creyentes y les otorga los dones espirituales por medio de los cuales ellos sirven a Dios por medio de su iglesia. El sella al creyente hasta el día de la redención final. Su presencia en el cristiano da seguridad de que Dios conducirá al creyente hasta que éste adquiera la plenitud de la estatura de Cristo. El ilumina y da poder al creyente y a la iglesia en la adoración, la evangelización y el servicio. 
III. EL HOMBRE 

Dios, por un acto especial, creó a su propia imagen al hombre; por lo mismo éste es la obra culminante de la creación efectua-da por Dios. En el principio el hombre era inocente de pecado y estaba revestido de libre albedrío por su Creador. Por este libre albedrío el hombre pecó en contra de Dios e introdujo el pecado en la raza humana. Mediante la tentación de Satanás, el hom-bre transgredió el mandamiento de Dios y perdió su inocencia original; por esto su posteridad heredó una naturaleza y un ambiente con tendencias a pecar; y tan pronto como esa posteri-dad es capaz de realizar una acción moral queda bajo la posibili-dad de convertirse en transgresora de la ley divina y de sufrir la condenación. Solamente la gracia de Dios puede hacer que el hombre vuelva a estar en santa comunión con Dios, y puede ca-pacitar al hombre para que cumpla el propósito creativo de Dios. El carácter sagrado de la personalidad humana es evidente: porque Dios creó al hombre a Su propia imagen y porque Cristo murió por el hombre; por lo tanto, cada hombre posee dignidad y merece respeto y amor cristiano. 

IV. SALVACION 

La salvación comprende la redención del hombre, de todo lo que es; y se ofrece gratuitamente a todos aquellos que aceptan a Jesucristo como Salvador y Señor, quien con Su propia sangre obtuvo la redención eterna para el creyente. En su sentido más amplio la salvación incluye la regeneración, la santificación y la glorificación. 
V. LA IGLESIA 

Una iglesia neotestamentaria del Señor Jesucristo, es un cuerpo local de creyentes bautizados los cuales están asociados, por medio de un pacto, en la fe y en la confraternidad del evangelio; observan las dos ordenazas de Cristo y se someten a sus ense-ñanzas; ejercitan los dones, los derechos y los privilegios con los cuales son dotados por Su Palabra, y procuran anunciar el evangelio hasta los fines de la tierra. 

Esta iglesia es un cuerpo autónomo que obra por medio de un procedimiento democrático bajo el señorío de Jesucristo. En tal congregación los miembros son igualmente responsables. Sus oficiales bíblicos son pastores y diáconos. 

El Nuevo Testamento habla también de la iglesia como el cuerpo de Cristo, el cual incluye a todos los redimidos de todos los tiempos.  
VI. EL BAUTISMO Y LA CENA DEL SEÑOR 

El bautismo cristiano es el acto de sumergir al creyente en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Es un acto de obediencia que simboliza la fe del creyente en un Salvador crucificado, sepultado y resucitado, la muerte del creyente al pecado, el sepultar la vieja vida, y la resurrección para andar en novedad de vida en Cristo Jesús. Es un testimonio de su fe en la final resurrección de los muertos. Puesto que es una ordenanza de la iglesia, el bautismo es un requisito previo al derecho de gozar de los privilegios de miembros de la iglesia y participar en la cena del Señor. 

La cena del Señor es un actor simbólico de obediencia mediante el cual los miembros de la iglesia, al participar del pan y del fruto de la vid, rememoran la muerte del Redentor y anuncian Su segunda venida.